Lo que son las cosas

Prólogo

Estimado Jacques:

La vida es una caja de sorpresas. Perdone la frase hecha, pero es verdad, la pura verdad.

Uno sale de su casa y va por la calle pensando en sus boludeces y, al doblar la esquina, se encuentra con alguien del pasado, del pasado de uno y del de los demás.

¿Ya se está preguntando con quién me encontré, eh? ¿Ya está enganchado?

Con Fulcanelli, Jacques, con el mismísimo Fulcanelli.

No, con el gordo Fulcanelli, no. Ése tenía una zapatería para gordos como él, con zapatos chiquitos —¿se fijó que los gordos-gordos, tienen unos piecitos de mierda?

No, ese Fulcanelli tampoco, el que usted dice ahora es el Fulcanelli de los electrodomésticos. Yo le hablo del gran Fulcanelli, el famoso Fulcanelli. El del libro, Jacques, el del libro, y no me diga que no lo leyó. No me joda. ¿No leyó el libro de Fulcanelli? No me lo creo.

El Misterio de las Catedrales. Fulcanelli. Gran valor.

Está igual el hijo de puta. Se ve que a los alquimistas no les pasan los años o puede ser que les pasen más despacito, como en puntas de pie.

Lo agarré de los hombros y lo miré fijo a los ojos. Un pozo de sabiduría los ojos de Fulcanelli. Créamelo.

—Loco, estás igual que siempre… bueno, como la única vez que te vi.

—Me miró y no me dijo nada —pero esto no es raro, los alquimistas suelen hablar poco, por el asunto ese de los gases que tienen en la retorta. No quieren tragarlos ¿vio?

—Fulcanelli, el grande, el famoso Fulcanelli. ¿No te acordás de mí? —Me miró un tiempo largo y, después, negó con la cabeza una sola vez. Los alquimistas son muy medidos. No entran en grandes gestos grandilocuentes. No están para boludeces.

—Año 1971, esquina de Paraguay y Florida, te reconocí, te paré y hablamos. Bueno, yo hablé. ¿No te acordás? Serían las seis y media de la tarde.

Se lo pensó un tiempo largo. Muy largo. Y negó con la cabeza. Sí Jacques, una sola vez, todo ese rollo de una sola vez.

Le conté que desde entonces tenía una pregunta que hacerle. Me miró un tiempo bastante largo —el tiempo para estos cosos, los alquimistas, es de gran importancia— me pareció que eso era una luz verde para mi pregunta y pregunté:

—¿Las catedrales góticas, digo yo, con tantas puntas altas y afiladas como alfileres, no le engancharán las bolas a San Pedro si anda por allí?

Fulcanelli me miró fijo, ya sabe, Jacques, un rato bastante largo y me dijo bajito, pero claro:

—Andá a cagar— lo dijo y se fue.

El reverendo hijo de puta se fue y me dejó con la palabra en la boca. Flor de amigo. Un cretino, el guacho. Mire, Jacques, como le digo una cosa le digo la otra. Éste turro no sabe una mierda de catedrales, en cuanto le hice una pregunta inteligente lo dejé en pelotas. No sabe nada. Eso sí, como cagador, una luz el tipo. Se estudió los horarios de las catedrales y escribió un libro. A cada rato ponía lo del Midi, el mediodía francés. A mí me importa un huevo si en Francia las catedrales abren al mediodía, a la tarde o por la mañana. Y el libro, flor de mierda, no se entiende un carajo, pero eso sí, como en los setenta éramos la mar de pelotudos, nos cagó bien cagados. Si nos encontrábamos en la calle o en una cafetería, la pregunta de rigor era ¿leíste a Fulcanelli?, o ¿cómo, no leíste a Fulcanelli? Y el tipo vendía y se forraba. Si el libro no se entendía, mejor, entonces se vendía más. Unos boludos al cuadrado, Jacques.

Este Fulcanelli no sabe un carajo. Por mí se puede sopletear las bolas con el líquido que tiene en los matraces y en los erlenmeyer. Alquimista las pelotas. Quiero ver como convierte un bote vacío de tomates, de esos de lata, en una latita de oro. Minga le va a salir de oro.

Busque en la biblioteca en la que trabaja, Jacques. Si encuentra El Misterio de las Catedrales, tírelo a la mierda.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s